Sindrome Trabajador quemado

OMS: Agregó el Síndrome del “Trabajador Quemado” en su lista de enfermedades profesionales

Cómo detectarlo?

El trastorno implica agotamiento crónico, distancia mental y disminución de la eficacia profesional.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha incluido oficialmente al burnout, o síndrome del trabajador quemado, en la Clasificación Internacional de Enfermedades. Es la primera vez que, en base a las conclusiones de los expertos, se le otorga esta consideración.

La OMS ha metido al “burntout” dentro de la sección Problemas asociados y lo describe como un «síndrome resultante del estrés crónico del trabajo que no ha sido gestionado con éxito».

El burnout se caracteriza por tres elementos: un sentimiento de agotamiento, pensamientos negativos y menor rendimiento profesional.

Pero ¿Qué es y quienes tienen más riesgo de padecerlo?

El síndrome sería la respuesta extrema al estrés crónico originado en el contexto laboral y tendría repercusiones de índole individual, pero también afectaría a aspectos organizacionales y sociales.

Entre sus causas más comunes están la falta de control, la expectativas laborales poco claras o la el desequilibrio entre la vida laboral y familiar.

Ignorar o no tratar esta dolencia puede tener consecuencias graves como estrés, insomnio, depresión, ansiedad, abuso de sustancias o de alcohol, diabetes, pérdida de peso, dolores musculares, migrañas.

Cinco claves para identificar a los trabajadores con más riesgo:

1. – Se identifica tan fuertemente con el trabajo que le falta un equilibrio razonable entre su vida laboral y su vida personal.

2. – Intenta ser todo para todos, asumir tareas y funciones que no corresponden a su cargo.

3. – Trabaja en empleos relacionados con actividades laborales que vinculan al trabajador y sus servicios directamente con clientes. Esto no significa que no pueda presentarse en otro tipo de labores, pero en general ocurre en doctores, enfermeras, consultores, trabajadores sociales, maestros, vendedores puerta a puerta, encuestadores, oficiales de cobro y otros muchos oficios y profesiones tienen mayor riesgo de desarrollar la condición.

4. – Siente que tiene poco o ningún control sobre su trabajo.

5. – Su trabajo es especialmente monótono y no tiene sobresaltos.

Además…

La OMS también ha incluido en esta nueva revisión el trastorno por uso de videojuegos, que pasa a ser considerado oficialmente como una adicción y ha eliminado la transexualidad de la lista de enfermedades mentales.

Fuente: La Razón

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *